MULTIMEDIA

 

EL TEMPLO DE DIOS (Nuestro Cuerpo)

Por: Pastora Rebeca Guzmán, Enero 09, 2011

ROMANOS 12:1-2


Por esto, amados hermanos, les ruego que se entreguen de cuerpo entero a Dios, como sacrificio vivo y santo; éste es el único sacrificio que Él puede aceptar. Teniendo en cuenta lo que Él ha hecho por nosotros, ¿será demasiado pedir?
No imiten la conducta ni las costumbres de este mundo; sean personas nuevas, deferentes, de novedosa frescura en cuanto a conducta y pensamiento. Así aprenderán por experiencia la satisfacción que se disfruta al seguir al Señor.

En La Biblia al Día

1ª CORINTIOS 6:19-20


¿No saben que el cuerpo del cristiano es el templo del Espíritu Santo que Dios le dio, y que el Espíritu Santo lo habita? El cuerpo no es nuestro.
Porque Dios nos compró a gran precio. Dediquemos íntegramente el cuerpo y el espíritu a glorificar a Dios, porque a Él le pertenecen.

1ª CORINTIOS 3:16-17


¿No se dan cuenta que son el templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en su templo?
El templo de Dios es santo y limpio, y Dios destruirá al que profane o corrompa su templo, y ustedes son templo de Dios.

INTRODUCCIÓN


Estamos en este viaje maravilloso de 21 días de ayuno, entregándolo a Dios las primicias de este año glorioso 2011 para disfrutarlo en grande como Él nos ha dicho.
Y también este ayuno es el camino para recibir una tremenda unción del Espíritu Santo.
De hecho la visitación gloriosa del Espíritu Santo a nuestras vidas es el objetivo principal de este ayuno.
Hoy les quiero hablar sobre la relación obvia que hay entre el ayuno y nuestro cuerpo y también sobre la relación no tan obvia de nuestro cuerpo con la unción!
Hemos leído Romanos 12:1-2 donde dice que el único sacrificio que Él acepta es entregarnos de cuerpo entero a Dios.
Ahora, qué es nuestro cuerpo?
Veamos 1ª Corintios 3:16
Nuestro cuerpo es el templo de Dios.
Y quién mora en ese templo?
El Espíritu de Dios.
Entonces es importante nuestro cuerpo para Dios?
Claro que sí, y es lo que vamos a ver.

DESARROLLO DEL TEMA


Desafortunadamente, no le hemos dado a nuestro cuerpo la importancia que Dios le da, la importancia que Dios tiene para nuestro cuerpo.
 Dios unge cuerpos, no espíritus, ni mentes ni almas.
Jesús dijo: “El Espíritu del Señor está sobre mi” (Lucas 4:18)
La unción viaja en el cuerpo, de la cabeza a los pies.
Es como un ungüento (Salmo 133:2-3), o es como una corriente eléctrica sobre la persona.
Entonces debemos de cuidar nuestro cuerpo para ofrecer una morada digna al Espíritu Santo.
Algunos menosprecian el cuerpo y piensan que es vanidad cuidarlo.
Cabe mencionar aquí sobre el extremo actual que hay de cuidado del cuerpo que lleva a las enfermedades de anorexia y bulimia, cuidar de esa manera el cuerpo no es de Dios, como vamos a estar viendo.
Entonces algunos menosprecian el cuidado del cuerpo.
Piensan que no hay ninguna relación entre el cuidado del cuerpo y la santidad y que solo debemos guardar la mente y el espíritu.
Sin embargo tenemos que "¿No se dan cuenta que son el templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en su templo?
El templo de Dios es santo y limpio, y Dios destruirá al que profane o corrompa su templo, y ustedes son templo de Dios." (1ª Corintios 3:16-17)
Así que no debemos de profanar el templo de Dios, y ese templo es nuestro cuerpo.
Porque quien destruya su templo, Dios lo destruirá a él.
Esta es una amenaza que debemos de tomar en cuenta para cuidarnos. Porque Dios vive en el cuerpo de cada uno. Amen?
Además, la unción incrementa en las personas que respetan su cuerpo y le dan la importancia que merece.
Ahora,
Sabes que la ofrenda de Jesús por nuestra salvación fue su cuerpo?
Y por lo tanto Jesús guardó, cuidó su cuerpo para presentar sacrificio con un cuerpo sin defecto. Hebreos 10:10 y 15
Otro aspecto muy importante del cuerpo de Cristo es que en su cuerpo Él llevó todas nuestras enfermedades.
Imagina todas las enfermedades saliendo de los cuerpos de los hombres y entrando en el cuerpo de Cristo, cuando estaba clavado en la cruz.
Su cuerpo que toda su vida fue saludable y entero, concentró todas nuestras enfermedades y nos sanó.
Para bendecir tu cuerpo, sometió el suyo a maldición.
Te imaginas si la sangre que Jesús derramó en la cruz hubiera estado llena de colesterol o triglicéridos?
Para Jesús su cuerpo fue muy importante! Nuestra salvación dependió de su cuerpo!

 

1ª Pedro 2:24


“QUIEN LLEVÓ EL MISMO NUESTROS PECADOS EN SU CUERPO SOBRE EL MADERO, PARA QUE NOSOTROS, ESTANDO MUERTOS A LOS PECADOS, VIVAMOS A LA JUSTICIA, Y POR CUYA HERIDA FUISTEIS SANADOS”.
Y este es otro aspecto muy importante de nuestros cuerpos, que no los cuidamos y sin embargo anhelamos un milagro de sanidad divina, pero siguiendo con nuestros malos hábitos alimenticios.
Es decir, no puedes anhelar la sanidad divina sin atender la salud de tu cuerpo.
Si no tienes fe en que es importante cuidar tu cuerpo natural no puedes tener fe para la sanidad que estás esperando para tu cuerpo!
Es aquí en donde están íntimamente ligados el cuerpo y el ayuno.
Porqué no empezar con este ayuno a tener mejores hábitos alimenticios para cuidar el templo de Dios?
Nuestra vida de fe es directamente proporcional  al trato que le damos al cuerpo, así que es más importante de lo que hemos creído o sabido.
En este ayuno porqué no eliminar totalmente el refresco?
(México es el consumidor más grande del mundo de Coca-Cola por más de 10 años consecutivos, consumimos per cápita 136 litros por año, contra 84 litros de leche al año…….!)

Bajarle al consumo de grasas y harinas?
De carne?
De chatarra?
Deja los vicios que intoxican tu cuerpo.
Mejor………….
Tener una dieta como los jóvenes hebreos en Babilonia que solo comían verduras y tomaban agua?
O sea, cuándo vamos a empezar a cuidar el templo que NO es nuestro?
Normalmente cuando empezamos una dieta es para vernos mejor, lucir bien, o para la salud.
Estas son las dos razones por las cuales nos cuidamos.
Pero ahora te tengo la razón más poderosa o la UNICA razón para cuidar el templo de Dios y esta es de QUE ÉL HABITA EN NUESTRO CUERPO!
Y su unción incrementará a medida que cuidemos más el templo de Dios!
Un día algo te motivará a cuidar tu cuerpo……….
Puede ser un cáncer
La presión alta
La diabetes
Tu luna de miel
Un deporte
O puede ser Jesús!
¿Cuidarás mejor tu cuerpo porque te han diagnosticado cáncer?
¿Comerás mejor porque tienes el ácido úrico elevado?
¿Te ejercitarás para evitar un infarto?
¿O mantendrás bien tu cuerpo para presentárselo al Señor como sacrificio vivo, santo y agradable?
De ahora en adelante, en lugar de pensar que te vas a poner a dieta para verte mejor o para no enfermarte, o porque ya estás enfermo, que la razón sea PORQUE DIOS HABITA EN TU CUERPO!
PORQUE TU CUERPO ES EL TEMPLO DE DIOS!
Y PORQUE MORA EN TU CUERPO EL ESPÍRITU SANTO!

Por otro lado……..
Como el Espíritu Santo vive en tu cuerpo  y ese templo es de Dios, cuando te vistas, pregúntale a Él si le parece bien lo que te vas a poner.
No puedes decir que Jesús es tu Señor, si ni siquiera le permites mandar en su casa, que es tu cuerpo. Si dices que tu cuerpo es de Dios, demuéstralo.
No es religiosidad cuidar y respetar nuestro cuerpo, porque es el templo de Dios,
Es el medio para presentarnos a Él espiritualmente, y también es el vehículo de la unción.
Como tratas a tu cuerpo, tratas a Cristo!
Mejor……….
Usa tu cuerpo para glorificar a Dios!

 

 

 

PRIMERA IGLESIA CRISTIANA FILADELFIA

BUSCANOS EN: